sábado, 8 de diciembre de 2012


Sé que algunas personas dicen que estas cosas no pasan, sé que alguna vez todo esto serán anécdotas, pero ahora mismo, estamos vivos, y en este instante, juro, que somos infinitos.

El camino de vida

Aseguran que la vida es un camino que tenemos que recorrer, que si elegimos un camino, los demás caminos son innecesarios. Y lo cierto es que no lo pongo en duda. Solamente afirmo, que siempre habrá un principio y un final; en un libro, en un amanecer, en un amor, en una canción, y sobretodo en un corazón. Lo importante no son los logros, ni las metas que hemos conseguido a lo largo de esta vida, si no las veces que nos hemos levantado de las caídas. 
Levantarnos, ponernos en pie y seguir caminando.
Lo realmente importante es cuando nos hemos reído, sin saber porqué, sin tener apenas ningún motivo. Llorar, cuando las lágrimas quemaban y los sollozos quedaban en la almohada. No dejar de soñar, cuando las desgracias, te atormentaban. Respirar, cuando las palabras, te asfixiaban, porque no las dejabas escapar. Seguir luchando, cuando ya no tenías ni espada. Hasta incluso volar cuando en realidad, te sentías en una jaula encerrada y te habían cortado las alas. No te preocupes por las piedras del camino, ni por los tropiezos, pero tampoco te fíes de ellos. No tengas miedo de mirar atrás, pero no retrocedas jamás. Si te equivocaste, rectifica, pero no borres tus confusiones, ni intentes llevar una vida de perfecciones. Porqué la perfección simplemente, no existe. No desees atrasar las agujas del reloj, solamente aliméntate de esos recuerdos, que siempre serán eternos. Si por alguna casualidad decides pararte a descansar, párate. Pero siempre vuelve a caminar.
Nunca ames el principio, ni odies el final. 
No te pares a pensar y no te preocupes en actuar alguna vez sin más. Solamente date cuenta rápido, de que lo único de lo que te tienes que preocupar en esta vida es de... disfrutar.

¿Que es la magia de la Navidad?

Es salir a la calle y ver las luces, los escaparates y los niños con sus padres. Pararse en los escaparates para ver que puedes regalarle a tu madre, quizá un ramo de flores, una vela o unos tacones, a tu hermana pequeña, a la que le encanta leer, le vas a comprar un buen libro, y a tu padre, que siempre está bromeando, le vas a comprar algo para que siempre se acuerde de ti. Es salir con tus amigos a dar la típica vuelta por la feria de Navidad que todos los años montan en la calle Mayor, es dejarte llevar por el espíritu, y regalar sonrisas a cualquier persona, es tiempo de disfrutar, sonreír y enamorarse, por que señores, el amor vuelve a casa por Navidad. 
No estoy hablando de el amor familiar, que también, porque es hora de ver a toda tu familia, y pasar un buen rato con ellos, incluyendo a ese primo que nunca te cayó demasiado bien, pero me refiero, a que es hora de decírselo  porque en todo el año, no hay otra época más festiva y mágica que la propia Navidad. Tienes que atreverte a confesarle lo que sientes, porque ¿Quien sabe? Quizá las navidades te preparen un milagro, y tu gran amor sea correspondido. Es tiempo de ser feliz, y de enamorarse, porque quien no tiene amor en navidad nunca las sentirá. 
No hace falta armar mucho jaleo para celebrarla, es más, cuanto más tranquila, mejor. Una bonita cena, con la familia y el árbol a la entrada del salón. Irte a dormir después de haberte pegado la zapada del año, pero aún queriendo, no poder conciliar el sueño. Es parecer dormida cuando tus padres comprueban que todo va en orden, antes de dejar los regalos, y levantarte sin hacer ruido para pillarlos infraganti de una vez por todas. Es agitar la bola de nieve para ver como esta flota y cae mágicamente. O dormirte mirando como cae la nieve, acurrucada cerca de la ventana, pero tapada hasta las cejas. Porque la nieve, es algo totalmente mágico y navideño. ¿Nunca has visto un copo de nieve? Pues te diré que no hay uno igual que otro, son todos distintos, y todos caen de una manera especial. Es levantarte y correr a despertar a toda tu familia para poder abrir los regalos juntos, y aunque ya sabías que iban a estar ahí, esa ilusión, jamás se pierde.

viernes, 23 de noviembre de 2012

Capítulo 58.



Lo tenía muy cerca, quizá demasiado pero me gustaba tenerlo así de cerca, y más, fundiéndonos en un beso, cual no se realizó. Harry quitó mi dedo de sus labios.
+Harry: Sinceramente preferiría que me hubieras dejado terminar la frase.
- Giovanna: Termínala.
+ Harry: Si te digo la verdad, este fin de semana a sido fantástico.
- Giovanna: Sí, la verdad es que sí.
Me agarra de la cintura y me pega contra el.
+ Harry: Quiero, que tengamos más findes así.
- Giovanna: Ni lo dudes.
Me apoyé sobre el, y con las manos bajo la manta, nos dormimos.
Me desperté tal y como me había dormido, con el a mi lado, cogidos de la mano. Podría acostumbrarme a verle todos los días nada más despertarme. Le apreté la mano, para ver si reaccionaba, y efectivamente lo hizo. Nos sonreímos  me besó la frente y salimos fuera para desayunar, hoy nos iríamos pronto, ya que queríamos llegar temprano a la ciudad. Cuando salimos de la tienda, no nos sorprendió nada que ya hubiera gente en pie, y más tratándose de Liam. Desayunamos algo ligero, y empezamos a desmontar el campamento, cual tardamos dos horas en desmontar. Una vez todos levantados, desayunados, y listos para irnos, hicimos las últimas fotos y nos subimos al coche. Volvimos a la ciudad un tanto más repartidos. Louis, Eleanor, y Valeria en un coche, Liam, Danielle y Zayn en otro, y Harry, Belén, Niall y yo en el restante. Yo detrás con Belén, y los señores conductores delante.
- Giovanna: Belén, ¿te has dado cuenta de que ya estamos en Septiembre?
+ Belén: Casi, aún no.
- Giovanna: Bueno, casi, que está a un tiro de piedra. Belén, necesitamos trabajo.
+ Belén: No te preocupes, que en eso ya he pensado yo
- Giovanna: Y yo también
+ Belén: Yo ya estoy apuntada en una agencia de turismo para la que estoy de prácticas durante tres meses, y si todo sale bien, me contratan temporalmente, y lo más importante, me harán carta de recomendación para otras empresas.
- Giovanna: ¡Que bien! yo tenía una pequeña idea sobre lo que podía hacer...
+ Belén: Suelta.
- Giovanna: Bueno, al tener un par de habitaciones libres, cuales obviamente no usamos demasiado, pensé que una de ellas podríamos convertirla en un sala de estudios...
+ Belén: Ajá, ¿Y...?
- Giovanna: Pues que me gradué con buenas notas, y pensé, que quizá podríamos ser profesoras particulares, si es que Valeria está dispuesta.
+ Belén: Es una buena idea.
- Giovanna: Bueno, además, también podríamos dar clases de baile en el estudio.
+ Belén: Esa fue la idea que pensé que me dirías desde el principio
- Giovanna: Y si ya necesitamos más dinero para cubrir cuotas...
+ Harry y Niall: Os lo damos nosotros -me interrumpieron-
- Giovanna: No. Quizá podríamos alquilar la habitación restante, pero eso como mucho.
+ Belén: Totalmente de acuerdo, ya somos tres, no nos hace falta más gente en casa
- Giovanna: Exacto. ¿Entonces te parece bien lo de las clases?
+ Belén: Claro que sí.
- Giovanna: Tendremos que promocionarnos, poner carteles, con los números de teléfono  lo que se ofrece, el precio y tal.
+ Belén: Y cuanto antes empecemos con eso mejor. Así podemos ir a más sitios, y tener más posibilidades.
- Giovanna: Y si lo de las clases particulares no funciona, aún tenemos opción de pasear perros, cuidar niños...
+ Belén: Sí, pero mejor si nos quedamos con lo de las clases.
- Giovanna: Ea.
Nos pasamos el resto del camino barajando posibilidades, y caímos en cuenta que aún teníamos muchas cosas que hacer. Durante esta semana nos compraríamos todo el material necesario, y nos organizaríamos para preparar la sala de estudio. Mientras una hacia una cosa, la otra pensaba lugares clave para promocionarnos.
+ Valeria: En los colegios e institutos. -Sugirió Valeria, una hora más tarde, cuando ya estábamos en casa.-
+ Belén: Hasta ahí ya habíamos llegado nosotras cielo.
- Giovanna: Haya paz. También podríamos ponerlo en los supermercados, paradas de bus, centro comercial, poli-deportivo... sitios a los que vaya una multitud considerable de gente.
+ Valeria: A eso es a lo que yo me refería.
- Giovanna: Te hemos entendimos Vale.
Hicimos una lista sobre todo lo que debíamos comprar durante la semana, y después cada una se marchó a su habitación. Dos duchamos por turnos, y volvimos a lo nuestro. Después de ducharme, cogí mi libro y seguí leyendo por donde lo había dejado la semana anterior, la vista se me empezó a nublar  y no era capaz de volver a abrir los ojos cada vez que los cerraba al pestañear, decidí que era hora de dejar de leer, con lo que, marqué la página, lo dejé en la mesita de luz, apagué la luz, y me dormí casi al instante.
Me desperté a la mañana siguiente, bajé a desayunar, y era la que más tarde se había levantado. Desayuné en paz, y decidimos irnos a la vacía habitación para empezar a prepararla. Cogimos el portátil, y lo subimos a la habitación. Mientras Valeria y yo mediamos lo que Belén nos indicaba, ella, nos enseñaba continuamente fotos de estanterías, mesas, luces y colecciones de libros. Una vez todo medido,  y elegidos varios muebles, nos vestimos y salimos.
Estuvimos toda la tarde, pegando carteles, ya que era domingo, estaban todos los negocios cerrados, y no teníamos nada mejor que hacer. Se nos pasó la tarde volando y a las ocho de la tarde volvimos a casa. Como no teníamos prisa, fuimos andando, con lo que tardamos un rato en llegar, pero nos entretuvimos de camino, apuntando nombres de tiendas a las que debíamos entrar mañana. Al llegar a casa nos tumbamos tranquilamente en el sofá y miramos un rato la tele, hasta las diez de la noche no hubo nada interesante que ver, pero aún así nos quedamos ahí tiradas. De las diez a las doce, estuvimos viendo un película. En cuanto terminó la película, nos lavamos los dientes y nos fuimos a dormir.
El lunes, a las nueve de la mañana ya estábamos todas en pie, y listas para marcharnos. Salimos de camino al centro, pasando por cada una de las tiendas por las que habíamos pasado ayer, y preguntamos en cada cual lo mismo. Fuimos apuntando precios, y seguimos nuestro camino. El lunes y martes tan solo nos dedicamos a los muebles. Miércoles y jueves a la luz, y la decoración, y el viernes a los libros. Cuando terminó la semana, ya teníamos todo lo que queríamos, ya solo tenían que llamarnos par decirnos que ya lo habían traído  e ir a por ello. Mientras esperamos, había pasado media semana más, y durante todo ese tiempo estuvimos cada una a lo suyo. Valeria y yo habíamos salido a comprar todo lo necesario para la universidad más de una vez, ya que cada vez que llegábamos a casa nos acordábamos de algo.
Durante todo ese tiempo, estuvimos hablando con los chicos constantemente, ya que ellos también empezaban con el ajetreo. Una vez terminada la semana, pensamos que estaría bien irnos por ahí. Llamamos a Els, que nos dijo exactamente donde tenían la llave de repuesto. Nos preparamos para levantarnos el sábado pronto, y nos fuimos a dormir.




Espero que os guste, que de alguna forma os identifiqueis con ella, y que me pidais siguiente, muchisimas gracias por leer. Mucho amoooor! xx

lunes, 19 de noviembre de 2012

Capítulo 57.



Cuando los dos habíamos formulado nuestro deseo, abrimos los ojos. Nos sonreímos, y nos levantamos para irnos a la tienda. Teníamos un frío increíble, ya que el césped en el que nos habíamos tumbado estaba mojado por el rocío. En cuanto llegamos a la tienda, nos secamos un poco y nos metimos en los sacos, pero no nos pusimos a dormir, si no más bien a hablar, llegado un momento, estábamos tan cansado que caímos rendidos.
Me desperté, y dentro de la tienda hacia bastante calor corporal concentrado, pero no dudé ni un instante que fuera de la tienda, estaría el tiempo más fresco. Antes de salir, me puse las zapatillas, la chaqueta, y lo miré por última vez, dormía plácidamente dentro del saco. Abrí la fina tela, la mosquitera, salí, volví a cerrarla, y por fin me encontraba fuera de la tienda. No me equivocaba, hacía más frío que dentro de la tienda, pero no tanto, ya que nos encontrábamos a finales de verano. La semana que viene, comenzaba septiembre, y con ello, las clases, las giras de los chicos, el trabajo, la rutina, durante los próximos cuatro años. Sería duro acostumbrarme, pero esta, sería mi nueva vida. Miré a mi alrededor, y miré el reloj. Las 11:38 dentro de un rato, si Harry no se despertaba por si mismo, lo despertaría yo. Mientras tanto, no podía hacer nada, no podía hablar con nadie, con lo cual, me puse a andar, y caminé durante media hora de ida, y otra media hora de vuelta, mientras paseaba, pensé, reflexioné, y me aclaré ideas.
Cuando llegué al campamento, volví a meterme en la tienda para despertar a Harry. Abrí las cortinas y me senté, antes de despertarlo lo miré. Me acerqué a el, le acaricié la mejilla, y me acerqué a su oído. Noté como se había movido, y me dí cuenta de que estaba despierto. No se había levantado, ni me había dicho nada de que estaba despierto, con lo cual, seguí apoyada sobre el, me quité la chaqueta, y abrí el saco, acariciándolo durante todo el trayecto, me metí con él en el saco y desde atrás, le toqué el pelo, eso le encantaba. Volví a acercarme a su oído, le aparté el pelo y le susurré:
- Harry... Harry... despierta, vamos Harry...
De reojo vi como sonreía, así que le metí las frías manos por la camiseta, y le besé la mejilla antes devolver acercarme a su oído, y gritarle que se despertara. Se asustó, y se levantó bastante rápido del saco, dejándome sola en el.
+ ¿Estás loca?
- No. Es que no te despertabas, además, sé que me quieres mucho
Me levanté y fui hacía el estaba
- Ven anda.
Le abracé, y por detrás le metí mis frías manos en la espalda, pero aún así seguimos abrazados. Salimos fuera, y nos pusimos a hablar mientras desayunábamos. Solo un ruido pudo distraernos de la conversación que estábamos manteniendo. Coches. Nos levantamos los dos a la vez, y nos acercamos a la carretera, vimos como se acercaban dos coches, y dos minutos más tarde ya los teníamos delante. Danielle se bajó y le indicó a Liam por donde debía pasar, y lo mismo hizo con Louis, que llevaba el segundo coche. No tardaron más que nosotros en bajar las cosas, y ponerlas en sus sitio. En cuanto terminamos de colocarlo todo, nos sentamos todos juntos, y empezamos a charlar sobre el fin de semana, y sobre las giras de los chicos, Harry no me había comentado nada, supongo que quería pasar una buena noche, y no quería estropearla hablando de sus giras, y de cuanto tiempo estaría fuera de casa
+ Zayn: Dejemos de hablar de nosotros
+ Valeria: No seas tan modesto Zayn, seguid hablando de vuestras increíbles directioners.
+ Zayn: No, no.
-  Giovanna: Sí,sí.
+ Belén: ¿Donde iréis este año?
+ Liam: Supongo que a América
+ Louis: Y a Europa
+ Niall: ¡A ESPAÑAAAAAAAAAAAAAA!
- Giovanna, Valeria, Belén: JAJAJAJAJAJAJAJA
+ Harry: Yo quiero hacer una gira por Europa, pasando por cada país, por lo menos dos conciertos en cada uno de ellos.
- Giovanna: Es muy buena idea, ya era hora que os dierais cuenta de que no solo existe América y Francia.
+ Los chicos: Eh, que no es nuestra culpa.
+ Belén: Ya, ya sabemos que no es vuestra culpa, pero muchachos, intentad que los mánagers entren en razón.
+Valeria: Os aseguro que venderéis muchísimas entradas si lo hacéis
- Giovanna: Y haréis felices a miles de chicas... y chicos, por supuesto.
+ Eleanor: Además, así tampoco estáis tan lejos de casa. Si tenéis que volver por alguna urgencia, son como máximo tres horas de viaje.
Seguimos hablando sobre el tema durante un par de horas, mientras cada uno hacía algo, pero aún así, seguíamos hablando. Llegado un momento, todos empezábamos a estar cansados de estar ahí, con lo cual, en veinte minutos habíamos hecho un picknic a vora del lago. Comimos tranquilos, escuchando como el lago se movía con las brisas del viento, me gustaba mucho como estábamos ahora mismo, en cuanto terminamos de comer, lo pusimos todo a un lado, y nos tumbamos, yo me tumbé sobre el pecho de Harry, Danielle sobre Liam, Eleanor sobre Louis, Valeria y Belén sobre Zayn, y Niall sobre mí. Me puse a pensar sobre la situación en la que me encontraba. Estaba rodeada de mis grandes amores de la adolescencia, con mis mejores amigas, con una estudiante de ciencias sociales y políticas, una bailarina fantástica, en medio de la nada, a las afueras de Londres, esto era genial. Cada vez que lo pensaba me parecía irreal, y quizá lo fuera. Seguimos charlando, sobre cualquier cosa, cualquier tema, lo que surgiera, empezó a anochecer y volvimos al campamento, donde todos nos abrigamos, y volvimos a reunirnos alrededor de la hoguera. Niall tardó un poco más en salir, pero en cuanto lo hizo, salió con dos guitarras en las manos. Me acerqué y le ayudé a transportarlas. Me senté en el suelo, y apoyé la guitarra sobre mi regazo, echándole un brazo por encima, y recordando donde se encontraba cada nota. En cuanto me acordé, toqué un par de notas de una de las primeras canciones que aprendí a tocar. Los niños del coro. Todos me miraban.
- Giovanna: ¿Qué?
+ Todos: Nada.
Cada uno volvió a lo suyo.
+ Niall: No sabía que tocabas la guitarra
- Giovanna: Hay muchas cosas que no sabes de mí.
+ Niall: Bien, pues tenemos tiempo de sobra.
- Giovanna: Mucho.
+ Niall: (...) ¿Tocamos?
- Giovanna: ¿Que quieres que toquemos?
+ Niall: ¿Que sabes tocar?
- Giovanna: Un poco de todo, sobretodo vuestro
+ Niall: Perfecto. ¿Little Things?
- Giovanna: Cuando quieras.
Nos miramos por última vez, carraspeó la garganta, y todos le prestaron atención. Empezamos con las primeras notas, y Zayn reaccionó en seguida.

+ Zayn: "Your hand fits in mine, like it's made just for me, but bear this in mind, it was meant to be, and I'm joning up the dots, with the freckles on your cheeks, and it all makes sense to me
+ Liam: I know you never loved, the wrinkles by your eyes when you smile you've never loved your stomch or your thighs, the dimples in your back at the bottom of your spine, but I'll love them endlessly
+ Zayn y Liam: I won't let these little things, slip out of my mouth, but if I do, it's you, oh it's you, they add up to, I'm in love with you, and all these little things.
+ Louis: You can't go to bed, without a cup of tea, and maybe that's the reason that you took in your sleep, and all those conversations, are the secrets that I keep, though it makes no sense to me
+ Harry: I know you're never loved, the sound of your voice on tape, you never want to know how much you weigh, you still have to squeeze into your jeans, but you're perfect to me
+ Niall y Harry: I won't let these little things, slip out of my mouth, but if it's true, it's you, it's you, they add up to, I'm in love with you, and all these little things.
+ Niall: You'll never love yourself, half as much as I love you, you'll never treat yourself right, darling but I want you to, If I let you know, I'm here, for you, maybe you'll love yourself, like I, love you, oh.
+ Harry: I've just let these little things, slip out of my mouth, cos' it's you, oh it's you, it's you the add up to, I'm in love with you, and all these little things,
+ Todos: I won't let these little things, slip out of my mouth, but if it's true, it's you, it's you, they add up to, I'm in love with you, and all your little things."

En cuanto dejaron de cantar, me sequé la lágrima que recorría mi mejilla en ese instante, esta canción siempre me cautivaba.
+Belén: Esta canción...
+Valeria: Es...
- Giovanna: Preciosa.
+ Eleanor: Sinceramente, estoy con vosotras, es preciosa.
+ Danielle: Cierto, totalmente de acuerdo
+ Harry: A mi también me pareció muy bonita
+ Liam: En cuanto nos la enseñó Ed, supimos que debíamos cantarla.
- Giovanna: Cambiemos de tema. ¿Alguien tiene hambr... Niall, baja la mano. ¿Y frío? ¿Sueño? ¿Nadie?  Bueno, pues yo tengo todo eso.
+ Niall: Yo sí tengo hambr...
- Giovanna: ¿Que quieres de comer? -Le interrumpo- ¿Sándwich? ¿Sí? Genial.
Me levanté, preparé cuatro sándwiches en diez minutos, y los llevé. Le dí dos a Niall, uno para mí, y el sobrante lo dejé por ahí, por si alguien quería comérselo. Me lo comí, bebí algo, me despedí de todos, y me metí en la tienda. Me metí dentro del saco, y me puse a dar vueltas, no podía dormirme. No se cuanto tiempo pasó, pero me desperté al ver un reflejo de luz dentro de la tienda. Abrí los ojos, y vi a alguien cambiándose.
+Harry: Ah, si estás despierta.
- Giovanna: No sé si des-despierta exactamente -Dije mientras bostezaba-
+ Harry: ¿Aún tienes frío?
- Giovanna: Ya no...
+ Harry: Uf, yo sí. ¿Puedo...?
- Giovanna: Sí. Entra.
Le abrí el saco, y se metió. Le dí la espalda pero el no tardó en hacer que me diera la vuelta. Me cogió por detrás y me acarició el talle. Eso hizo que me estremeciera, y me girara rápidamente. Cuando me giré, me cogió, se acercó a mí. Lo tenía solo a un par de milímetros  Podía sentir su respiración y si nos manteníamos en silencio se escuchaba el latido acelerado de nuestros corazones.
+ Harry: Si te digo la verdad...
- Giovanna: Calla.





Espero que os guste, que de alguna forma os identifiqueis con ella, y que me pidais siguiente, muchisimas gracias por leer. Mucho amoooor! xx

domingo, 21 de octubre de 2012

Capítulo 56.




Me desperté, y me giré de nuevo, abrí los ojos despacio y sonreí casi sin darme cuenta al verle. Me devolvió  la sonrisa al instante y entrelazó sus dedos con los míos, sin dejar de sonreír, me besó la frente, y se incorporó.
+ Buenos días -Dijo con una sonrisa dulce-
- Buenos días -Le devolví la sonrisa y me levanté de la cama. Le extendí la mano- ¿Vamos a desayunar?
+ Vamos.
Salimos de mi habitación, y bajamos las escaleras sonriendo, al llegar a la cocina, Belén, que llevaba una taza con café, tuvo que tragar rápido para no atragantarse, al vernos tan juntos. Preparamos el desayuno, y quedamos para esta tarde. Desayunamos hablando sobre que haríamos por la tarde
- ¿Donde iremos?
+ Es una sorpresa
- Jope, ¡dímelo!
+ Solo te voy a decir una cosa: Nos vamos de acampada
- ¿De acampada? ¡Dios mío! ¡Que bien! ¿Cuando? ¿Con quién? ¿Vamos todos? ¿Vamos solos? -Entonces me acordé-
Arrastré la sillas ruidosamente y subí corriendo las escaleras, entré en la pequeña habitación que usábamos como trastero y empecé a rebuscar
- ¡Sí! -pensé-
Abrí la puerta de nuevo, y de espaldas, salí de la pequeña habitación arrastrando la tienda de campaña. Volví a entrar, empecé a sacar cosas y a tirarlas por las escaleras, después de sacar todo lo que necesitaba y corrí a mi habitación, rebusqué entre mi armario, cogí una mochila grande, y empecé a meter cosas, desde ropas hasta linternas, había metido de todo, me la eché al hombro, y en un instante la tiré por las escaleras, volví a mi habitación y me cambié. Me puse unos vaqueros largos, unas zapatillas de color coral, una camiseta blanca, y la sudadera coral con letras en blanco. Acampada; Giovanna Bajé por las escaleras cogí la mochila, la dejé en el sofá y fui acercando las cosas que había sacado del trastero al salón, cuando me di la vuelta después de acercarlo todo al salón, vi la cara de sorpresa de Belén y de Harry. Me acerco a la barra.
- Lista para irme de acampada.
+ Ya veo, ya
- ¿Cuando nos vamos?
+ Esta tarde, al mediodía, después de comer. Primero tenemos que ir a mi casa para terminar de organizarlo todo.
En ese momento, Valeria se asomó por las escaleras y bajó, un poquito enfadada
+ ¿En esta casa no se puede dormir?
- Val... son las once de la mañana
+ Ya bueno ¡¿Y?! -Vió a Harry- Ah, hola Harry
Se acercó y seguimos hablando, desayunó y al final decidimos que ya era hora de marcharnos. Salimos de casa con todo lo que había bajado del trastero, abrimos el coche, y lo fuimos metiendo en el maletero, cuando terminamos de meterlo todo, subimos al coche, y pusimos rumbo a su casa, tardamos un rato en llegar, pero se nos hizo ameno porqué pasamos el rato cantando
+ Cantas muy bien
- Fue a hablar
En ese momento sonó una canción que me gustaba mucho, y tenía un solo estupendo, el cual Harry cantó.
- ¡Deja de hacer eso! -Le pegué en el hombro-
+ ¡Auch! -Se quejó entre risas-
Mire por la ventana, riéndonos aún del momento, y vi que ya habíamos llegado. Bajamos del coche, y entramos en su casa, era todo un escándalo.
+ Hola chicos, estoy aquí con Giov...
+ ¡Gi!
- ¡Liam!
Nos abrazamos, y nos sentamos en el sofá a hablar sobre la acampada mientras Harry iba a por sus cosas. Media hora más tarde, bajó con una mochila enorme al hombro, vestido de campo. Lo veía raro sin la americana, pero estaba muy guapo, con una camiseta lisa negra, una camiseta a cuadros, vaqueros y zapatillas anchas negras. Se meneó el pelo y me miró. Saludamos a los chicos, y cogidos de a mano salimos de la casa para dirigirnos al campo. Antes de salir de Londres, pasamos por un BurgerKing, compramos comida, y lo metimos todo en la nevera que habíamos cogido de casa. Después fuimos a la gasolinera, que al coche ya le hacía falta. Esta vez no íbamos con el Audi, sino con el LandRover, igual, pasamos por la gasolinera. Cuando el tanque estuvo lleno, movimos el coche, y revisamos que teníamos todo lo necesario para pasar el fin de semana.
- Bien: los sacos, la tienda, almohadas, mantas, linternas, ropa, comida, y todo lo que necesitamos para poder preparar algo caliente. -Dije por lo bajo-
+ ¿Todo bien?
- Sí, perfecto, podemos irnos, está todo -Sonreí-
Cerré el maletero, subí al coche, me puse el cinturón y nos pusimos en marcha, encendimos la radio, y nos pusimos a cantar, yo desafinaba, el obviamente, no. Hubo un momento en el que lo dejé cantar mientras conducía, yo, solo lo miraba. De verdad que cantaba genial, no sé como había gente que podía llegar a odiarlo. El camino empezaba a hacerse largo, y bajamos el volumen de la radio, nos pasamos el resto del camino charlando.
- ¿Cuando vienen el resto?
+ Luego
- ¿Luego cuando? Harry, tengo la impresión de que me ocultas algo. Suéltalo.
+ No van a venir. -Me sorprendí- Hoy. No van a venir hoy, vendrán mañana por la tarde
- Entonces... ¿estamos solos? ¿Tu y yo?
+ Has dado en el clavo.
Sonreí pícaramente, me mordí el labio y volví a subir el volumen de la radio, cada vez se escuchaba menos gracias a las interferencias, y comencé a cambiar de emisora, no se escuchaba nada, así que, me desabroché, y pasé a la parte trasera del coche entre los asientos. Cogí mi mochila y busqué CD's, no había cogido ninguno. Chasco. Pero tenía el móvil. Volví a pasar entre los asientos, me senté, y conecté el móvil con el puerto USB al coche, desde mi móvil elegía las canciones, y más de una vez tocó alguna de One Direction, con lo que le obligué a cantar. Media hora más tarde, estábamos bajando del coche. Era un sitio estupendo, una gran llanura con hierbas y un pequeño lago, las montañas se veían más allá. Dejé de mirar el paisaje y abrí el maletero para empezar a bajar cosas del coche. Cuando ya estaba todo abajo, fuimos acercando las cosas donde acamparíamos, una vez todo allí Harry movió el coche, y yo me puse a montar la tienda, entre los dos la montamos, pero tardamos media hora en hacerlo. Cuando ya estaba montada y clavada al suelo, entramos a la tienda, la cual era larga. Tenía recibidor, y una habitación, separada por una mosquitera y una tela. Abrí el cierre, y puse las alfombras de yoga para estar más cómodos, y puse los sacos de dormir encima. Las almohadas, una linterna colgante a cada lado, las mochilas en las esquinas, y linternas a mano. Salí de la tienda, y vi que había un montón de palos, me acerqué, empecé a colocarlos cuando se acercó y dejó otro montoncito de palos. Aún había claridad con lo cual, tratamos de colocarlo todo bien, para saber donde están las cosas. Eran las nueve de la noche cuando me quise dar cuenta, y empezaba a hacer frío y teníamos hambre. Sacamos la comida, encendimos la fogata y nos sentamos a hablar mientras cenábamos. Cada vez hacía más frío, con lo cual, cada vez nos juntábamos más, llegado un momento en el que estábamos abrazados. Frente al fuego, la verdad es que era un momento bonito. Estábamos hablando, y salió el tema de los tatuajes.
- ¿Y cuantos tienes ya?


+ Unos cuantos
- ¿A ver?
+ ¿En serio te los tengo que enseñar ahora? ¿Con el frío que hace? -Me miró directamente-
Y es en ese mismo instante, cuando me miró, y el reflejo del fuego se le veía en los ojos, cuando me dí cuenta que quizá pudiera sentir algo más por el.

-Narra Harry-
Me quedé dormido con ella, en su cama, en su habitación, en su casa. Pasé toda la mañana con ella. En cuanto le dije lo de la acampada, corrió hacia la planta superior. Quince minutos más tarde, las cosas caían por las escaleras, después de un rato cesaron la caída de objetos y bajó.  Aún vestida de campo estaba guapa. Una vez ella abajo, movió las cosas de sitio ruidosamente, cosa que hizo que Valeria se despertara y levantara, desayunó mientras nosotros charlábamos, y no mucho más tarde, comimos. Después de comer, metimos todo lo que Giovanna había bajado (más bien, tirado) en el maletero del audi, y fuimos a mi casa. En cuanto llegamos, Liam, salió y la abrazó, me molestó un poco, pero sé que se han unido mucho en estas semanas. Mientras ellos hablaban, yo subí a cambiarme, llegué a mi habitación, me saqué el traje, tendría que plancharlo. Rebusqué en el armario y cogí una camiseta básica, una camiseta a cuadros que me eché por encima, vaqueros, y zapatillas negras. Cogí una de las mochilas más grandes que tenía y metí todo lo que necesitaría para pasar el fin de semana, salí de mi habitación con la mochila al hombro, y antes de bajar pasé por el baño. Cuando bajé, ya había pasado media hora, y el resto de chicos, se habían unido a la conversación que en un principio Gi y Liam, estaban manteniendo, me acerqué, al verme me sonrió y nos marchamos, sin antes, saludarlos a todos. Antes de salir a la calle, pasamos por el maletero, y subimos al Land Rover (ya que íbamos al campo), lo sacamos a la calle, y entre los dos, fuimos traspasando las cosas de coche, una vez todo pasado, la dejé que conduciera el audi al maletero, y se ve que le hacía ilusión, ya que me sonrió mucho. Subimos al coche, y nos pusimos en marcha. Antes de marcharnos de Londres, pasamos por la hamburguesería  y después por la gasolinera, para llenar el tanque, por si acaso, fui a pagar, y cuando volví, la vi apoyada con el maletero, hablando sola.
- ¿Todo bien?
+ Sí, perfecto, podemos irnos, está todo.
Me subí al coche, escuché como el maletero se cerraba, y al instante ella, ya estaba subida en el coche, y con el cinturón puesto, en cuanto nos pusimos en marcha, encendimos la radio y cantamos, ya era inevitable. Después de un rato, decidimos bajar el volumen de la radio, y hablamos durante un rato

+ ¿Cuando vienen el resto?
- Luego
+ ¿Luego cuando? Harry, tengo la impresión de que me ocultas algo. Suéltalo.
- No van a venir. -Hice una pausa- Hoy. No van a venir hoy, vendrán mañana por la tarde
+ Entonces... ¿estamos solos? ¿Tu y yo?
- Has dado en el clavo.
La cosa quedó en el aire, y como lo veía yo, quedó el asunto un tanto incómodo, con lo que el volumen de la radio volvió a elevarse, se notaba que empezábamos a entrar en el campo, por que habían cada vez más interferencias en la radio, y empezaba a ponerme nervioso. Giovanna se desabrochó y se fue hacia la parte trasera, pero no tardó el volver, con el móvil y el cable en la mano, para conectarlo al coche. La música empezó a brotar de los altavoces, y más de una vez sonó mi voz, aún se me hacía raro escucharla por la radio, en alguna película, o serie, y más aún en el móvil de una amiga. Tal y como suponía, quería que cantara mi parte, así que lo hice, si ella quería, a mi no me requería ningún esfuerzo. Media hora más tarde estábamos ya en el campo. Aquel sitio me traía recuerdos. Venía aquí con mis padres y mi hermana Gemma de acampada cada vez que podíamos, y el sitio, seguía siendo igual de bonito, tal y como lo recordaba. Vi que a Giovanna, también le gustaba el lugar, ya que lo observaba con detalle. Abrí el maletero, empezamos a bajar y colocar cosas, y cuando ya estuvo todo abajo, moví el coche, para tenerlo más cerca. Una hora más tarde, ya teníamos el campamento montado y estábamos sentados comiendo a la luz de la fogata que habíamos encendido. Terminamos totalmente acurrucados, hablando sobre cualquier cosa, y no sé como salió el tema de los tatuajes.
+ ¿Y cuantos tienes ya?

- Unos cuantos
+ ¿A ver?
- ¿En serio te los tengo que enseñar ahora? ¿Con el frío que hace? -Me quedé mirándola a los ojos-
+ Sí. Quiero que me enseñes los tatuajes.
- Vale, pero por que eres tu
Sonrió de oreja a oreja, y empecé a enseñarle los tatuajes, con lo que me tocó sacarme la chaqueta, la camisa, y arremangarme la camiseta. Una vez todos enseñados, volví a ponerme toda la ropa que me había quitado, y nos quedamos frente a frente junto al fuego.
- Ya está. ¿Eres feliz? Me ha tocado morir de frío. Te toca maja.
+ Sí soy feliz, sí. Vale, pues por ahora solo tengo dos.
- No sabía que tenías tatuajes
+ No lo sabe nadie. Ahora tú. Pensaba decírselo hoy a las chicas, pero bueno, ya se lo diré mañana.
- Y bien, ¿Me los enseñas?
+ Sí. -Se apartó el pelo de la oreja derecha- ¿Lo ves? Es una pluma.
- Sí, si lo veo, es bonito. ¿Cuando te lo hiciste?
 + Me lo hice al mes de estar aquí. Junto a este otro. - Se levantó, se puso a mi lado, y me enseñó las manos. Bajó los dedos indices de las dos manos- ¿Lo lees bien? Bueno, uno el primero me lo hice a los dieciocho años. Que es este. -Movió el dedo corazón izquierdo- Pone 'Stay Strong' y en el otro dedo, completé la frase. Pone 'and be yourself'  Se me ocurrió aquí. En realidad tenía pensado dejarlo como estaba, pero me gustó, y sentí que me vendría bien recordármelo, así que me lo tatué.
- Es una buena frase, sí. -Nos miramos con signo de aprobación- ¿Y ya está? ¿Tu no te tienes que quitar nada? ¡Pero que morro!
+ JAJAJAJAJAJAJAJAJAJA
- Eh, no te rías. O te quitas tu algo o te lo quito yo.
+ No te atreverías.
- ¿Que no? -Me tiré encima suya, intentando quitarle algo. Le bajé la capucha-
Se levantó y salió corriendo, para que no le sacara alguna prenda de ropa tal y como había hecho ella, para que le enseñara mis tatuajes. Corrí detrás de ella. La cogí cerca del lago, y los dos caímos al suelo, riéndonos.
- Eso no vale. Yo no me pongo a correr.
+ Ya, pero es que tu te has quitado las cosas voluntariamente, que no es lo mismo
- ¡Pero que morro! -Nos reímos.-
+ Ay, tengo frío.Vamos a la tienda, que ya hace mucho frío para estar fuera.
En ese momento, mientras estaba boca arriba, aún en el suelo, me di cuenta de que era una noche estrellada. Me incorporé y me senté a su lado.
- Mira, esa es la Osa Mayor. -Levantó la mirada-
+ Sí. Y aquella la Osa Menor -La señaló-
Los dos nos quedamos mirando el cielo estrellado, entonces sucedió. Una estrella fugaz atravesó el cielo rápidamente, y a la vez, cerramos los ojos para pedir un deseo.


Espero que os guste, que de alguna forma os identifiqueis con ella, y que me pidais siguiente, muchisimas gracias por leer. Mucho amoooor! xx

martes, 16 de octubre de 2012

Capítulo 55.



Habían varios coches aparcados en la puerta de mi casa, un Audi, un Mini Cooper, un Mercedes, y un BMV. Cada uno debía ir con su coche, además, según ellos, debíamos llegar con estilo. Yo subí al audi con Harry, Els y Lou en el mini cooper, Dani con Liam en el mercedes, y mis amigas junto a Niall y Zayn en el BMV. Yo aún no acababa de entender porqué Harry quería que solo fuéramos el y yo en el coche. En estos meses, se había convertido en mi mejor amigo. Siempre que necesitaba algo se ofrecía, me ayudaba y cuando me sentía mal, estaba a mi lado. Y aunque solo hayan pasado dos meses y medio desde que llegué sé que puedo contar con el para todo. Las chicas dicen que a ellas no les entra en la cabeza como no me gusta, sabiendo lo unida que estoy a él, pero la verdad es que yo no lo veo de esa forma. Ellas sin embargo, han pasado la mayor parte del tiempo con el resto, mientras yo la pasaba con Harry. También me he unido bastante con Liam. Con el resto me llevo bien, hablamos, nos contamos cosas, y todo lo que hacen los amigos. Una vez ya subidos en el coche, y conduciendo hacia la gala, un pitido eléctrico sonó.
+ Tendremos que pasar por la gasolinera.
Seguimos conduciendo y al final, decidimos no pasar por la gasolinera, ya que llegábamos y volvíamos perfectamente.  Cuando llegamos, aún había claridad, y por supuesto, había mucha gente. Aparcamos el coche en la parte trasera del estudio, y tuvimos que despedirnos de los chicos, ya que ellos tenían que pasar por la alfombra roja, y no querían que lo pasáramos mal con los fotógrafos y las fans.
- Ten cuidado
+ Lo tendré, te lo prometo. - Me coge de la mano y me da un beso en la mejilla-
Se gira despacio y se marcha junto al resto. Mientras ellos van a la alfombra roja, nosotras entramos por la parte trasera. Una vez dentro, nos indican donde sentarnos, y nos sentamos, esperando a que la ceremonia comience. Poco a poco empieza a entrar gente, y sentarse donde se lo indican. El DJ empieza con la música, y la gente se anima, una vez todos sentados, dejan entrar a las fans que llevan horas esperando para poder entrar. El estadio se llenó bastante rápido, y las ceremonias dieron comienzo. Tres horas después, los chicos vinieron donde nos encontrábamos y nos propusieron ir a cenar, antes de ir a la fiesta. Aceptamos sin dudarlo, ya que teníamos hambre, y queríamos estirar las piernas. Salimos de allí y tuvimos que andar rápido, ya que la gente empezó a reconocernos. Llegamos al coche, y salimos de allí lo más rápido que pudimos. El restaurante al que nos llevaron era muy elegante, y estábamos bien vestidas para la ocasión. Pedimos una mesa para diez personas, y nos atendieron enseguida. Cenamos tranquilamente comentando la ceremonia, y nos contaron varias anécdotas sobre que pasaba detrás del escenario. Cuando terminamos de cenar, ellos lo pagaron todo, aún teniendo una pequeña disputa sobre eso.
+ Ahora vamos a la fiesta, si queréis.
+ Claro, vamos a cambiarnos.
+ Vale, nosotros también.
Dejamos la mesa y los diez nos dirigimos al baño, cada uno para su lado, entramos al respectivo baño, era bastante grande, y teníamos espacio suficiente para cambiarnos y volver a maquillarnos. Me saqué mi vestido (Que tanto me gustaba) y me puse los pantalones grises oscuros, con un fino cinturón negro, una camiseta rosa con una bicicleta negra dibujada sobre ella, tacones negros con puntera de charol, pendientes en forma de bicicleta, un sombrero negro con una fina cinta rosa, y un anillo negro. El pelo me lo dejé igual, me quité el pintalabios rojo cereza y lo cambié por brillo rosa. El resto, quedó igual. Fiesta; Giovanna Mientras esperaba a que el resto salieran del baño, doblé el vestido, metí los tacones, y cerré la mochila. Me cepillé el pelo con las manos esperando a que alguna saliera del aseo, no tuve que esperar mucho, ya que Valeria, Eleanor y Danielle salieron a la vez. Valeria iba muy fiestera, muy... llamativa. Llevaba pantalones vaqueros, un top rosa, con una camiseta azul claro suelta por encima, tacones verdes, una cinta azul en el pelo, una pulsera ancha, y varios anillos de colores. El maquillaje no se lo tocó mucho, pelo sin embargo, se rizó el pelo. Fiesta; Valeria Danielle llevaba una camiseta roja, una chupa de cuero negra, y tacones rojos, simple pero efectivo. El pelo se lo dejó suelto, rizado, como lo tiene ella. No cambió mucho el maquillaje, pero si se lo repasó un poco. Eleanor se había puesto una camiseta muy bonita azul con un búho negro dibujado, unos pantalones negros, zapatos del mismo azul que la camiseta, y una boina negra. El pelo, se lo dejó igual, al natural, y se repasó un poco el maquillaje. Fiesta; Eleanor Por último, salió Belén. Se acercó al espejo y no se retocó casi el maquillaje, se peinó de nuevo, pero lo dejó tal y como estaba. Ella, se había puesto una camiseta azul eléctrico con la palabra 'LOVE' sobre ella, pantalones negros, tacones azul eléctrico con tachuelas, una pulsera de bolas negra, y un sombrero negro con una fina cinta azul eléctrico. Fiesta; Belén Cada una guardó su vestido en la mochila, y el poco maquillaje en el neceser, cual también metimos en la mochila antes de cerrarla. Salimos del baño y nos dirigimos a la puerta de entrada. Salimos del restaurante y allí están ellos, con el mismo traje, pero más sexys que nunca, y es entonces cuando se me dibuja en la cara una sonrisa al verle. Nos acercamos, y cada uno con su pareja, volvemos al coche, tal y como habíamos venido. En diez minutos estábamos en la fiesta. Tocamos a la puerta, y nos abrieron con una sonrisa en la boca, entramos en dos grupos, chicos, y chicas. Según entramos pareció un videoclip, en formación. (Con Swag) Fuimos directamente a la barra, pedimos un par de cubatas, y fuimos al patio. El patio era muy grande, había piscina y jardín, había gente por todas partes, tanto bailando, como emborrachándose, como enrollándose. Nos acercamos a los chicos que estaban fuera, y les tendimos las bebidas, todas tomaban cubatas, menos yo, que llevaba un vaso de sangría en la mano. Me lo bebí poco a poco, mientras escuchaba la conversación que mantenían con un amigo, después de un rato charlando, Harry me invitó a bailar, y así lo hicimos. La verdad es que yo no era mucho de fiesta, por no decir que no me gustaban mucho, ya que no había ido a demasiadas, pero en esta me lo pase muy bien. Bailé con gente que no conocía y por supuesto, con mis amigas. Bailamos durante toda la noche, y salimos al jardín continuamente, ya que dentro de la casa hacia calor, bebimos todos, pero por supuesto, algunos más que otros, llegó un momento, en el que me dolían mucho los pies, aún sin tacones, iba lo suficiente alegre como para tirarme a la piscina, pero el frío me lo impedía, empezaba a tener sueño, y dolor de cabeza, con lo cual busqué a Harry. En cuanto lo encontré, lo cogí de la mano, y me lo llevé fuera para que pudiera escucharme. Una vez fuera, nos sentamos.
- Harry, me siento mal, sola y me aburro ¿Me puedes llevar a casa?
-Se le dibujó una sonrisa en la cara- Claro que sí, vamos.
Nos levantamos y nos cogimos de la mano para salir de la casa, una vez fuera, le envié un mensaje a cada una de mis amigas para avisarles de que me marchaba. Nos subimos al coche y pusimos rumbo a mi casa. En cuanto llegamos, subí a mi habitación, me desvestí, me puse el pijama, me desmaquillé, y volví a bajar. Cuando bajé, Harry estaba sentado en el sofá con una copa en la mano, y la pajarita desarmada. Me acerqué al sofá, y me senté encima suya ya que como bien había dicho antes, iba contenta gracias a la sangría y los mojitos. Le quité el vaso de la mano y le pequé un pequeño trago. Era Ron. No es que el Ron me ilusionara demasiado, pero me lo tragué.
+ No te gusta el Ron, eh?
- No me ilusiona
+ Ya veo. -Le pegó un sorbo- A mi me gusta
- Ea. A mi me gusta la sangría.
+ Cambiemos de tema. ¿Porqué te querías ir?
- Porqué me sentía sola. -Levantó una ceja en señal de pregunta- Las chicas estaban bailando cada una por un lado, tu hablando con no sé quién, y yo, sentada en las escaleras. Todo muy je, je -Dije con énfasis-
+ Habérmelo dicho
- No quería interrumpir tu conversación  con... con quién estuvieras hablando
+ Tu nunca interrumpes. -Apoyé la cabeza sobre su hombro-
- Para la próxima ya lo sé
-Me besó la frente- Vamos, estás cansada, vamos a la cama.
- Vale
Me levanté y subí a mi habitación, con Harry por detrás. Me metí en la cama, y sentí como Harry también se tumbó sobre la manta. Estuve un rato dándole la espalda mientras miraba las pocas luces de Londres que aún seguían encendidas, al rato, me giré, y el seguía despierto, mirándome. Me dí la vuelta y quedamos enfrentados, mirándonos a los ojos.
- Háblame, no quiero dormirme mientras tu estés aquí.
Y así hizo, entablamos una conversación en susurros, cada vez más cerca, más pegados. Al final, terminó boca arriba, yo apoyada sobre su pecho, con las manos entrelazadas, y así, me dormí.


sábado, 6 de octubre de 2012

Capítulo 54.


Pasamos un buen rato tumbadas al sol, hasta que a las tres comenzó a darnos hambre eso de no hacer nada y disfrutar del soleado día. Nos levantamos de la toalla que habíamos estado tumbadas y nos sentamos bajo el frondoso árbol a comer. Habíamos hecho bocadillos, ensalada, y como no, la típica tortilla de patata española que nunca puede faltar. También algo para picar, patatas, galletitas, y algo dulce para más tarde, de beber agua  y zumos, ya que a ninguna de las tres nos entusiasmaba mucho eso de la gaseosa, y café para acompañar las cosas dulces. Nos comimos cada una lo suyo, y nos volvimos a tumbar al sol, esta vez hablando. Se estaba muy bien al sol, así que al final Belén y yo nos quedamos dormidas.
Me desperté con el tono de Piratas del Caribe a todo volumen a mi lado. Me incorporé y cogí el móvil. Habíamos dormido una hora y media, estaba bien, una pequeña siesta, y me pareció raro, ya que yo nunca dormía siesta, pero me había sentado bien. Me había sentado bien el salir con mis amigas, el ir al parque, el comer fuera, y el dormir bajo el radiante sol de Agosto. Miré a los lados y vi a Valeria con los cascos puestos sentada al pie del árbol. Me acerqué, y le sonreí, esta se sacó los cascos y empezamos a hablar. Me contó que habían pasado un grupo de universitarios muy bien formados  todos en grupo, corriendo, haciendo ejercicio, con las camisetas de tirantes y estas mojadas. -Con cierto énfasis eso último- Cogí un auricular y me lo coloqué. Estaba sonando la canción de Wings, del grupo Little Mix, el que una vez ganó Factor X. Esta canción no era nueva, pero no era antigua, y me gustaba mucho. Pasaron varias canciones del mismo grupo, a continuación Green Day, Rita Ora, Conor Maynard, y One Direction. En ese mismo instante, mi móvil comenzó a sonar de nuevo. Esta vez lo cogí a tiempo. Me quité el auricular, y atendí la llamada.
*Llamada telefónica*
- ¿Dígame?
+ Gi, soy Harry
- ¡Mi rizos! ¿Que tal estás?
+ Bien, ¿tú? Tengo una propuesta para esta noche.
- Soy toda oídos.
+ El tema es el siguiente. Esta noche hay una gala, y nos gustaría que nos acompañarais. Somos cinco, vosotras tres, y también vendrán Els y Dani. Así todos vamos con pareja ¿Que te parece?
- Por mi genial, espera que pregunto.
(-¿Chicas os apetece ir a una gala como acompañantes? +¡Pues claro! - Vale +Tenemos que comprar ropa entonces +¡BIEN! ¡NOS VAMOS DE COMPRAS! -No os emocionéis aún)
- Sí, si vamos
+ ¡Bien! Nos vemos esta tarde en tu casa. Ah, por cierto, llevaos ropa de cambio, porqué antes y después hay fiesta.
- Vale
+ No vayáis muy arregladas, que no quiero que nos dejéis mal ¿eh?
- JAJAJAJAJA no te preocupes
+ Cuando salgamos para allá te llamo
- Vale ¿Sobre que hora será eso?
+ Sobre las ocho
- Entonces bien, tenemos tiempo para hacerlo todo
+ Como tu veas, si necesitáis más tiempo, me llamas y me lo dices
- Claro, sin problemas
+ Hasta luego
- Adiós Harry
*Fin de la llamada telefónica*
Les conté la conversación con Harry, y tan rápido como les dije lo de la gala y la fiesta, lo recogieron todo, lo metieron en la cesta y me arrastraron a casa. Al llegar a casa, nos encerramos cada una en su habitación para ver que nos pondríamos esta noche, y una hora más tarde, Valeria estaba tocando a mi puerta rogándome que nos fuéramos de compras, porqué no tenía nada adecuado que ponerse. En realidad podría haber combinado algo entre mi ropa, pero no me vendría mal ir de compras, además, era una ocasión especial. Hablamos con Belén y coincidió conmigo, con lo que cogimos dinero, nuestras cosas y salimos de casa, para ir al centro de Londres.
Cuando llegamos a la quinta tienda de ropa eran las cinco y media de la tarde, y no nos quedaba mucho más tiempo para comprar la ropa, ya que era sábado y los locales cerraban de seis a siete de la tarde. Por suerte, tan solo teníamos que comprar la ropa de la gala, ya que la de la fiesta, la habíamos escogido de casa. Gracias a dios, en la cuarta tienda, Belén había encontrado su vestido, y era muy bonito. Valeria encontró un vestido que la enamoró por completo, con los zapatos incluidos. Y yo, que ya había perdido la esperanza de encontrar mi vestido perfecto, cuando estábamos subidas al autobús, lo vi. En la siguiente parada bajé, y corrí hacia la tienda, que estaba apunto de cerrar. Toqué a la puerta y les rogué que me dejaran entrar, necesitaba ese vestido. Al ver que compraría el vestido, me abrieron la puerta, me lo probé, y enseguida supe que ese era el vestido que debía ponerme. Cuando salí por la puerta con el vestido, los zapatos y los complementos en una bolsa, estaba bastante feliz. Mis amigas me estaban esperando sentadas en el bordillo de la calle, ya que no les dio tiempo a entrar conmigo a la tienda. Me pidieron por favor que les enseñara el vestido, pero decidí que debía ser una sorpresa. Llegamos a casa las tres muy contentas, y cada una se preparó la ropa en su cuarto, y mientras una se duchaba, la otra pensaba como se iba a hacer en el pelo, o como iba a maquillarse. Yo lo tenía todo pensado, con lo cual, fui la primera en ducharme. Mientras yo me duchaba, Belén estaba conmigo en el baño, preguntándome que podría hacerse en el pelo, y le dí un par de consejos, pero no sabía si me haría caso. Además, siempre que me preguntaba, después ella estaba más guapa que yo. Salí de la ducha, me sequé el pelo, me lo planché, me hice un tupé, me maquillé con rímmel, me delineé los ojos por la parte superior del párpado, y me pinté los labios de color rojo cereza. Salí del baño media hora más tarde, y Belén estaba desesperada por entrar, porqué había pensado la combinación perfecta. Valeria, mientras tanto, se había duchado en el baño de abajo, y mientras Belén se duchaba, ella se preparaba. A las siete y media estábamos las tres abajo, sentadas en el sofá, con una mochila deportiva donde llevábamos la ropa para la fiesta. Estábamos las tres muy guapas, cada una con su estilo. Valeria llevaba un vestido más bien oscuro. Parecía que era una falda y una camiseta, pero era un vestido muy bonito. La parte inferior era negra, y la parte superior era marrón, con entallado. También llevaba unos tacones negros altos cuales se agarraban al tobillo, y un bolso de mano donde guardaría sus cosas. Vestido gala; Valeria Sin embargo Belén llevaba un vestido con más 'swag' Era un vestido negro a flores rosas, pegado al cuerpo, con escote en forma de corazón. Una chupa de cuero rosa, tacones altos rosas, y una gancho en su oscuro pelo suelto. Vestido gala; Belén Para mí, sinceramente, mi vestido era el más bonito, pero cada uno tiene sus gustos, la verdad es que las tres estábamos muy bien. Yo, me había enfundado en un vestido rojo precioso, cual hacía juego con los pendientes de plumas del mismo color. Me coloqué unos tacones altos marrones, un anillo, y un pequeño reloj colgante en forma de corazón. Vestido gala; Giovanna
Las tres comentamos sobre porqué nos habrían elegido a nosotras para ir con ellos, habiendo muchas modelos, que estarían encantadas de ir con ellos. Se nos pasó el tiempo volando, y Harry, me había hecho una perdida, indicándome que ya estaban llegando. Quince minutos más tarde sonó el timbre de la puerta, y Valeria se levantó para ir a abrir. Entraron siete personas por la puerta. Los chicos, junto a Eleanor y Danielle. Iban las dos guapísimas. Iban todos encantadores. Harry se acercó al sillón, me tendió la mano para levantarme y yo se la dí. Me levanté del sofá y vi su cara. Era todo un poema.
+ Guau. Es-estás perf.. preciosa. -Sonreí ante aquel comentario-
+ ¡GIOVANNA!
- ¡CHICAS! ¡AH!
Las dos corrieron hacia mi, y nos dimos un abrazo.
+ Que crecidita estás oye.
- Els, ¿nos vimos por última vez hace cuanto? ¿Seis años?
+ Más o menos -afirmó Dani-
- Os he echado de menos -Y volvimos a abrazarnos-
Es increíble el cariño que les tenía a esas dos chicas, en tan solo un mes, les había cogido mucho cariño, y ellas a mí.
- Os voy a presentar a mis mejores amigas. Dani, Els, ellas son Belén y Valeria -Dije señalándolas cuando decía su correspondiente nombre-
+ Encantadas -Dijo Dani por las dos-
+ Bien ¿Nos vamos ya? -Dijo Lou, cogiendo a Eleanor de la mano-
- Claro. Vamos.
Salimos todas por la puerta. Harry se acercó a mi y me susurró:
+ Señorita, ¿me daría el placer se ser su acompañante?
- Por supuesto.
Y así, enganché mi mano a su brazo, y nos subimos al coche.

Capítulo 53.


Me ha besado. Se ha dado cuenta de que no tendría que haberlo hecho, porqué los dos nos estamos de pie,  mirándonos fijamente. Estuvimos callados, un buen rato. Hasta que me agaché, cogí el pincel, y seguí barnizando el mueble en silencio. El me imitó, y media hora más tarde, me pidió disculpas.
- No pasa nada.
Terminamos de barnizar el mueble, y bajamos, aún en silencio. Cogió la chaqueta, y se acercó al pomo de la puerta, lo giró y sacó un pie. Antes de que pudiera irse le pregunté:
- ¿Quieres quedarte a cenar?
Se giró y me miró extrañado.
- Las chicas no van a venir, y así no me siento sola ¿te quedas o no?
El se encogió de hombros y asintió. Dejó la chaqueta en el sofá y se acercó a mí.
+ ¿Quieres que te ayude?
Sonreí y nos pusimos a preparar la cena. Veinte minutos mas tarde ya estaba la comida lista, la mesa puesta, y nosotros sentados en la mesa cenando. Fue una cena silenciosa, pero terminamos por hablar. Según él, no podía estar callado tanto tiempo. Hablamos de todo un poco, pero no nos metimos en la vida personal. Hablamos sobre el grupo, sobre las novias, sobre nuevas giras, etc, etc, ect. Cuando terminamos de cenar recogimos todo, volvimos a subir a mi habitación y acomodamos los muebles ya secos. Estaba todo bastante bien. Me ayudó a mover los muebles, y mientras seguimos hablando. Decidimos volver a quedar todos para ver una peli, durante la próxima semana. Empecé a sentirme cansada, y el lo notó, con lo cual se despidió de mí y me dejó sola en casa. No era muy tarde, pero las chicas aún no habían llegado. Ya hablaría con ella mañana, ahora mismo lo único que quería era dormir. Me desvestí, y me metí en la cama, observando las luces de la ciudad, y eso fue lo último que vieron mis ojos.
Me desperté bastante contenta, había terminado de decorar mi habitación, y después de dos meses y medio en Londres, por fin podría salir, y conocer la ciudad. Me levanté me puse algo de deporte, desayuné algo rápido y me fui a correr. Una hora más tarde, llegué a casa sudorosa. Me duché, me vestí adecuadamente y salí a conocer Londres. Estábamos a principios de Agosto, con lo cual hacía calor, pero no tanto como en España. Pero aún así, era verano. Me puse unos short vaqueros negros, la camiseta rosa con puntos negros, los zapatos de plataforma negros, un bolso donde metí lo necesario, mis gafas de sol, y poco más. Me maquillé un poco, muy poco. Rímmel, sombra rosa, y vaselina. Recorrido por Londres; Giovanna. Una vez lista, salí de casa sin hacer mucho ruido. Estuve toda la mañana recorriendo Londres, era todo precioso, y la verdad es que me encantaba la ciudad, es tal y como yo siempre pensé que sería. Estuve en tres autobuses turísticos, y recorrí la mitad de los lugares más conocidos de Londres, todo eso en media día, antes de que fueran las cuatro de la tarde. Sobre las doce había pasado por un bar a comer algo, y ahora, que era la hora del té, o de la siesta no había nadie por la calle, los locales estaban en el cambio de hora o descanso, con lo cual, entré a un StarBucks. Desde allí, llamé a casa, no me lo cogió nadie. Llamé a Valeria dos veces, hasta que me atendió.
*Llamada telefónica*
- Hey, ¿cuanto tiempo sin hablar no crees?
+ Sí la verdad
- Menos mal que vivimos en la misma casa, porqué si no...
+ Sí. Joder, es que te pasa el día encerrada en casa
- ¿Me lo estás diciendo en serio? Sois vosotras las que os vais por ahí sin mí. Si os vais, podéis preguntarme si quiero ir, o por lo menos avisar.
+ Perdona, pensamos que no querrías venir.
- Ese es el problema, lo suponéis.
+ No quiero estar mal contigo, eres mi mejor amiga, estamos en Londres, las dos juntas, dentro de un mes estaremos en una buena universidad, y dentro de tres años, seremos bailarinas profesionales, perdónanos.
- Sonreí para mis adentros, tenía razón, estaba cumpliendo uno de mis mayores sueños- No estoy enfadada, solo quería que contarais con migo la próxima vez.
+ Claro que sí.
- Perfecto entonces
+ Oye... ¿Donde estás?
- ¿Yo? En un StarBucks hablando con mi mejor amiga ¿y tú?
+ En casa, haciendo... nada.
- Que bien, oye. ¡ Escúchame!
+ ¡Escuchote!
- Vosotras, habéis estado todo este tiempo para arriba y para abajo, pero... ¿ Habéis visitado Londres?
+ Si te soy sincera, no. Hemos pasado por varios sitios, y desde la ventanilla hemos dicho 'ah' 'oh' 'guau' y cosas así, pero no nos hemos parado para visitar ningún sitio específico.
- Entonces dime, ¿Donde coño os metíais y que hacíais?
+ Ya te explicaremos.
- Vale. Como me has dicho que no habéis visitado Londres aún, y yo estoy en ello, vestíos, las dos, y dentro de media hora os quiero aquí. En el StarBucks que hay frente a la peluquería Wonder.
+ Nos vemos allí.
*Fin de la llamada telefónica*
Pedí dos cafés más, algo para acompañarlos, y esperé. No me aburrí en la espera, ya que el local tenía Wi-Fi, me conecté al twitter, vi las noticias, los TT's, y las novedades. La espera se me hizo bastante amena, y en cuando me quise dar cuenta, mis amigas estaban entrando por la puerta. Al verlas, elevé la mano y las saludé, ellas, se acercaron  y se sentaron cada una en su sitio correspondiente. Valeria llevaba un vestido turquesa muy bonito, con unas sabrinas amarillas, a juego con su bolso, y una cinta dorada en su castaña cabellera. Recorrido por Londres; Valeria Sin embargo, Belén llevaba unos short vaqueros, una camiseta clara, con una fina rebeca más oscura por encima, cual hacía juego con las sandalias y accesorios. Recorrido por Londres; Belén. Yo era la única de las tres la cual llevaba zapatos altos, pero al ser yo la bajita y llevar esos zapatos, tenía su misma estatura, quizá un poco más. Pero en realidad, los zapatos que me había puesto, eran muy cómodos, y pude andar todo el día con ellos. Nos tomamos el café tranquilamente, hablando sobre la decoración de la casa, y como pensábamos que había quedado. En cuanto terminamos, pagamos la cuenta, y salimos a la calle, para seguir conociendo Londres. Londres era muy grande con lo cual, no nos dio tiempo a conocerlo todo, pero si que visitamos lo básico. Cada visita guiada  duraba una hora, con lo cual, desde las cinco, hasta las diez de la noche, tan solo habíamos visitado cinco de los muchos monumentos. Al día siguiente, seguiríamos con nuestra ruta turística, tal y como la habíamos dejado. Pasamos la semana fuera de casa, de un lado al otro, y al acabar la semana, aún nos quedaban la mitad de los sitios por visitar, recorrer y conocer. Algunas eran visitas guiadas, como en el Palacio de Buckingham, o algún museo, pero otras eran libres. Llegó el fin de semana, y habíamos quedado con los chicos, tal y como una semana anterior habíamos planeado.
*Sábado por la mañana*
Estábamos las tres en el salón desayunando, mientras veíamos las noticias. Durante la próxima semana, haría mejor tiempo. Durante la semana, varios días tuvimos que permanecer sólo en sitios cerrados, como en los museos o exposiciones, dado que siempre estaba lloviendo. Pero después de una semana lluviosa, el sol asomó por Londres desde temprano. Al ver el sol, y la confirmación del programa meteorológico, decidimos en seguida, que debíamos salir al aire libre.
+ ¿Y si vamos de compras?
+ Mejor ¿y si vamos al parque?
- Y si... ¿vamos al parque a comer? En plan picknic, ¿Que os parece?
+ Es una buena idea.
+ Hagamos eso pues.
- Vale. Tú, Valeria, ve a vestirte, que eres la que más tarda. Belén y yo prepararemos la comida, y cuando estés lista, sigues tú mientras ella y yo nos preparamos.
+ Va.
Valeria salió disparada hacia la planta superior, y se escuchó como el agua corría por la ducha. Veinte minutos más tarde, Valeria ya estaba abajo, y nosotras subiendo. Mientras Belén se duchaba, yo me alisaba el pelo, ya que yo ya me había duchado nada más levantarme. Ninguna de las tes había visto como iba vestida la otra, ya que teníamos prisa, porque en los días como estos, la gente reaccionaba rápido y el parque se llenaba en un santiamén. Bajamos las dos por las escaleras sin apenas fijarse la una en la otra, terminamos de meter todo el la cesta, lo comprobamos todo, cogimos nuestras cosas y salimos por la puerta. Pero antes de marcharnos, nos miramos las unas a las otras, íbamos las tres con colores bastante alegres. Belén llevaba unos short azules claros, unas gafas redondas del mismo color, casmiseta amarilla, dos ganchos en su pelo recién lavado, y zapatos blancos. Picknic; Belén Valeria, también llevaba una camiseta amarilla, pro esta era a rayas y con las palabras 'wild at heart' en negro. Llevaba short vaquero, zapatillas amarillas, gafas de sol redondas negras, y algún accesorio. Picknic; Valeria. Yo sin embargo, llevaba unos short rojos, del mismo color que las sabrinas, y que mi ancha pulsera, combinado con una camiseta de tirantes blanca con flores. Mis gafas de sol Ray-Ban negras,y un bolso con las cosas de las tres.Picknic; Giovanna. Nos pusimos en marcha en seguida, y andando a paso ligero, en quince minutos, llegamos al parque. Tal y como suponíamos ya había bastante gente, pues los ingleses disfrutaban a tope los días de sol, ya que no se tenían muy a menudo, no como en España. Nos metimos bajo un gran árbol a montar nuestro picknic. Lo pusimos en el lugar perfecto. Si querías sombra, te sentabas al pie del árbol y se estaba genial, pero si querías sol, también podías tenerlo. Colocamos la comida al pie del árbol para que no se calentara, y nos tumbamos las tres al sol. Este sol no quemaba, simplemente calentaba. 

viernes, 5 de octubre de 2012

Proyecto @1DSpain

PROYECTO VISITA ONE DIRECTION A ESPAÑA.
¡¡Hola!! Bueno, en primer lugar quiero aclarar que esta cuenta no se ha creado con la finalidad de copiar nada ni a nadie. Es más, pensamos que cuantas más cosas hagamos entre todas, mejor.
En segundo lugar, nosotras no sabemos cuando One Direction viene a España. Simplemente hay fuertes rumores de que vendrían a finales de Octubre. Esto lo dijo  (presentador de radio "Euroclub") y él mismo dejo bien claro que aún se estaba negociando, pero que es muy posible. Digo esto porque, si la visita de los chicos al final no fuese en Octubre, los proyectos que ahora os pondré van a seguir en pie, ya que tarde o temprano vendrán. ¿Me entendéis? Esto lo hacemos para cuando vengan y cuanto más tiempo tengamos, mejor.
Aclarado todo esto, aqui teneis los proyectos que se van a llevar a cabo:

1) Sabemos que si vienen a Madrid todas no podréis ir así que tenéis que estar presentes de alguna manera. La idea es que envieis al correo proyectos1Dspain@hotmail.com vuestras fotos. Da igual como sean (podeis poner un mensaje, vuestro twitter, haceros una foto..). Cuando tengamos bastantes haremos un vídeo y lo colgaremos en Youtube. Y ahora viene lo mejor: el día que los chicos vengan a España llevaremos varias copias grabadas en DVD y se las entregaremos a ellos (en la firma de discos). Si por cualquier cosa, no hubiese firma de discos, no preocupaos, intentaremos por todos los medios que el DVD llegue a sus manos (ya sea dándoselo a Paul, Preston, Euroclub, etc..).

2) Hemos pensado cantarles LWWY. Pero no LWWY literalmente, si no con la letra modificada. Pondremos cosas relacionadas con España y con lo mucho que hemos tenido que esperar. Nosotras, sobre la cancion, ya tenemos hasta el primer estribillo cambiado asi que, si os gusta esta idea, iremos subiendo la letra. Si se os ocurren letras originales, podeis twittearnoslas o dejarlas en el ask (decid que sois vosotras). Cuando la tengamos, la añadiremos al video del proyecto anterior y pondremos quienes han participado. La idea principal, sería cantarla delante de ellos. Creemos que sería algo que nunca olvidarían.

Bueno, esos dos proyectos son los principales. Estamos pensando más pero necesitamos saber que opináis. Desde ya mismo podeis empezar a mandar las fotos al correo (proyectos1Dspain@hotmail.com ).
Cualquier cosa podeis mencionarnos o preguntarnos aqui: http://ask.fm/Proyecto1DSpain
Si vemos que hay bastante gente interesada y que le gusta, iremos planeando más cosas.
¿Qué os parece? :)

Aquí está finalmente la letra modificada de LWWY. Nos ha costado bastante encontrar frases fáciles de aprender que a la vez rimen y que encajen con la música...
Estamos poniendo mucha ilusión en esto ya que queremos que los chicos se vayan con un buen sabor de boca de aquí y con ganas de volver. Esperamos que os guste :)

We have been waiting on ya, have been waiting on ya 
C'mon and let us make you proud
and have a celebration, a celebration
you're finally here, our time is now.


Yeah Niall loves Spanish food
Zayn gets a new tatoo
Louis knows we're cool 
Yeah Harry wants to come back soon 
Liam tweets "We love you too"
So today... 


Let's go crazy crazy crazy til you say goodbye
We know we only met but you'll want to come back 
and never never never you could forget us
today let's say this: 1D are in Spain.
1D are in Spain.
Today let's say this: 1D are in Spain.


Hey boys it's now or never it's now or never
don't overthink just sing along.
And if we sing together, yeah sing together
then promise you will sing us Torn.

Yeah Niall loves Spanish food
Harry wants to come back soon 
So today...

Let's go crazy crazy crazy til you say goodbye
We know we only met but you'll want to come back 
and never never never you could forget us
Today let's say this: 1D are in Spain.
1D are in Spain.
Today let's say this: 1D are in Spain.

And boys, all of us... have made this song to tell you that today... We wanna thank you for all,
we wanna show you our love...

Let's go crazy crazy crazy til you say goodbye
We know we only met but you'll want to come back 
and never never never you could forget us
today let's say this: 1D are in Spain.

Crazy crazy crazy til you say goodbye
We know we only met but you'll want to come back 
and never never never you could forget us
today let's say this: 1D are in Spain.

Spain...
1D are in Spaaain.
Today let's say this... 1D are in Spain.

martes, 2 de octubre de 2012

Cuando crees que por fin lo has olvidado todo, cuando piensas que todos esos recuerdos han dejado de estorbar en el camino, cuando piensas que por otra causa menos todo se ha quedado atrás, te das cuenta que no es así, que esos recuerdos están más recientes que nunca y por una extraña razón tienes la impresión de que siempre estarán ahí pase lo que pase. Porque como dicen algunos, donde hubo fuego, cenizas quedan. 

lunes, 1 de octubre de 2012

No hace falta ser perfecta.

Voy a despojarme de todo, dejar de llorar por las noches porque no me perteneces, me pondré mis mejores pantalones, y con una sonrisa en la cara, te hablaré para que veas que existo. Porque por si no lo sabías, existo, soy persona. Tengo sentimientos, y se rompen al verte con ella. He visto como la miras, como siempre intentas estar a su lado, como la rozas cuidadosamente  como le peinas el pelo, porque ella te gusta, y aunque no quieras admitirlo se te nota. ¿Pero que voy ha hacerle? Tu eres todo un Ken, y ella una Barbie, la pareja ideal. Yo sin embargo, soy la típica chica que se esconde detrás de un libro, debajo de las sábanas para que no la vean llorar, y sobre todo, escondo mis sentimientos con un 'estoy bien' Porqué nunca se tiene lo que se quiere, dicen. Pero aunque me duela, yo sigo mirándote en clase, viendo como sonríes  y escuchando tu voz al responder una pregunta. No sé como demostrarte que puedo ser una posibilidad, que no pierdes nada al intentarlo. 'Es muy fácil. Te acercas, le sonríes y le dices hola. Simple' me dicen. ¿Pero como voy a hacerlo si cada vez que me acerco las piernas me fallan, y la voz se me quiebra? Me dan otra solución. 'Hazte notar' 'Compórtate como ella' 'Llama su atención' 'Sé su nueva Barbie' No quiero. No quiero ser una chica que se deja influir, no quiero ser como ella, no quiero. Yo quiero que te fijes en mí por como soy, por mis defectos y mis virtudes, porque al fin y al cabo no soy perfecta, aunque ella te lo parezca. Yo no soy ella, no voy a serlo. No sé como aún no te has dado cuenta, todo el mundo me pregunta, al verme triste en clase, porqué me giré y te ví cerca de ella, a simples centímetros, y me destrozó. Hasta la persona que menos me conoce se ha dado cuenta, y también ha intentado consolarme. Pero no quiero que me consuelen, quiero estar bien, quiero estar contigo, y quiero demostrarte, que no hace falta ser perfecta. 

jueves, 27 de septiembre de 2012

Capítulo 52.


Abrí los ojos despacio, y no podía creerme lo que veía. Lo habían echo a mis espaldas, y había quedado genial. Habían hecho el estudio. Mi estudio de baile. Entre a la habitación, y la miré, toda, cada detalle. Estaba el espejo que cubría una pared, la barra de estiramientos, la caja con talco para no resbalar, un estante donde guardaríamos el material, el equipo de música. Todo lo necesario estaba ahí dentro. Giré sobre mis pies varias veces, con una sonrisa que ocupaba todo mi rostro. Me paré, y giré hacia la puerta. Allí estaba Harry, apoyado sobre el marco de la puerta, con una sonrisa tímida en la cara. Entonces sonrío, y muevo los labios, pronunciando la palabra 'gracias' y sonrío levemente. El me responde con un gesto con la cabeza y se marcha, dejándome sola en el estudio. Aún no puedo creerme que ya tenga mi estudio, nuestro estudio. Salgo corriendo de la habitación y bajo las escaleras para alcanzar a Harry y darle las gracias como es debido. Cuando logro bajarlas lo más rápido posible, el ya se había marchado, puesto que no había nadie en casa. Abro la puerta y lo veo a pocos metros de ella con lo cual salgo corriendo calle abajo, y sin darme cuenta ya estoy en sus brazos. Me separa de su cuerpo y me mira con cara de extrañado.
- Sólo quería darte las gracias.
El sólo sonríe y asiente. Le dedico una sonrisa más y me doy la vuelta para marcharme. En ese momento siento como me cogen de la mano y estiran de ella. En un simple movimiento tenemos los cuerpos pegados y sólo nos separan unos escasos centímetros. Nos miramos a los ojos, y el se humedece los labios.
+ Creo que se te ha cerrado la puerta, preciosa.
Entonces me giro, y veo que la puerta de mi casa está cerrada. Por el impulso que tomé al salir, se habrá cerrado. Vuelvo a girarme, y me doy cuenta de que el aún me sujeta la mano con fuerza. Ante ese gesto sonrío levemente y vuelvo a mirarlo.
- Pues tendremos que entrar de alguna forma.
Se le dibuja media sonrisa y aún cogido de mi mano, me dirige a mi casa.
- No hacía falta que me trajeras a la puerta de mi casa para asegurarte de que está cerrada.
+ No boba. La casa de tu vecina, da al patio de tu casa, y supongo que no habrás cerrado todas las ventanas con seguro.
Asiento, y estira de mi brazo dirigiéndome a la valla de mi vecina. Estoy a punto de tocar al timbre cuando me la coge y me impide hacerlo.
+ Creo que es más divertido si saltamos
Sonrío hacia el comentario y saltamos la valla. Lo que no tuvimos en cuenta, es que mi vecina tenía un pastor alemán como perro guardián. En cuenta nos dimos cuenta de ello, nos tocó correr, y saltar la valla que daba al patio de mi casa lo más rápido posible. Harry saltó más rápido y con más habilidad que yo, mientras que yo aún no había saltado. Estaba en la parte superior de la valla, y el perro aún podría alcanzar una de mis piernas si saltaba. Desvié la mirada hacia Harry, el cual estaba con los brazos abiertos, diciéndome que saltara.
+ ¡Salta! ¡Salta! ¡Yo te cojo! ¡Vamos, salta!
Le hice caso y salté, cayendo en sus brazos. Levanté la mirada, nos reímos y volvimos a apoyar la cabeza en el suelo y a seguir riéndonos. Aún en el suelo, me quité los tacones y me levanté. Me acerqué a Harry, y le extendí la mano para que se levantase. La cogió y se levantó. Andamos hasta la puerta de cristal que hay en la parte de atrás y entramos a casa. Seguimos riéndonos hasta llegar a la cocina. Serví un vaso de agua para cada uno y rápidamente nos lo bebimos. Con dolor en los abdominales de reír, nos tumbamos en el sofá. Poco a poco dejamos de reírnos. Semejante estupidez acabábamos de hacer, y como había sucedido, era bastante gracioso. Encendimos la tele y vimos una película. Estaba cansada de montar muebles, de correr y de reírme, pero había sido un día productivo. Lo único que aún no me dejaba disfrutar mi estancia en Londres, era que aún quedaban todas las habitaciones de arriba por reformar. El mes que viene estarían listas. Eso esperaba. Aun era verano, pero esa noche refrescó con lo cual Harry y yo terminamos acurrucados en una esquina del sofá. El sentado con las piernas de lado, y yo apoyada en el. En cuanto terminó la película, empezamos a cambiar de canal, y me quedé dormida.
Me desperté en mi cama y miré alrededor. Si no recordaba mal, me había quedado dormida, sobre Harry. Sobre Harry. Lo pensé durante un minuto y en un principio la idea de que Harry me trajera a la cama fue muy tierna, pero después me pregunté porqué lo había hecho. Llevaba aquí un mes y solo nos habíamos visto cinco veces. Sí, me gustaba estar con el, y podía considerarlo un amigo, pero tampoco teníamos mucha confianza. Cuando nos encontramos por primera vez estaba loca por todos ellos, y no podía apartar la vista de ninguno, hablé con todos por igual, excepto... con Niall obviamente. Desde que estoy aquí, nos hemos visto lo justo y necesario. Yo quedaba más con Harry, que siempre estaba dispuesto a ayudarme y mis amigas quedaban con el resto para hacer sabe tu qué. Se iban por la mañana y volvían a la hora de comer. Mientras ellas estaban fuera, yo entrenaba, limpiaba, cocinaba, y arreglaba mi habitación. Pasó otra semana y yo seguía encerrada en mi casa, pintando mi habitación y pensando como hacerla mía. Una tarde a mediados de Julio, estaba sola en casa, como siempre, pintando mi habitación (después de haber alisado las paredes, instalar cables y cambiar la ventana) con unos vaqueros cortos viejos, una camiseta ancha de colores, con el pelo recogido. Bajé las escaleras descalza y abrí la puerta. Para mi asombro, allí estaba Niall, con ropa vieja y una sonrisa en la cara. Lo miré asombrada, apoyada en la puerta.
+ Em... ¿Puedo pasar?
- Me espabilé- Claro, claro, pasa. -Entro y se puso al pie de las escaleras- ¿Que haces aquí? Por curiosidad.
+ Dos pajaritos me han comentado que aún estás arreglando tu habitación, y ya que no tenía nada que hacer, he decidido venir a ayudarte.
- ¡¿De casualidad esos pajaritos no se llamaran Valeria y Belén verdad?!
+ No. Quevá. -Dijo con tono sarcástico- Bueno. ¿Puedo ayudarte?
- No voy a rechazar tu ayuda, cuatro manos pintan más rápido que dos.
+ Eso dicen -Sonrío y le indico las escaleras.-
Subimos a mi habitación, y le digo por donde puede empezar a pintar. Me concentro en pintar pero las dudas me asaltan. Pasa una hora hasta que decido preguntarle lo que me ronda por la cabeza. Estar con él a solas hace que me vengan imágenes del pasado, y creía que lo tenía superado.
- Niall...
+ Dime.
- ¿Porqué te gusté? -Me miró, y se puso a pensar como responderme-
+ Pues, em.. joder vaya pregunta.
- Si no quieres no respondas
+ No, no. Ahora que lo dices, creo que deberíamos dejarlo todo claro.
- Me parece justo. -Lo miro durante un segundo a los ojos con los brazos cruzados, pero su mirada me puede. Mojo la brocha y vuelvo a colocarla sobre la pared.-
Hubo un silencio bastante incómodo. Había que aclarar varias cosas, pero ninguno sabía por donde empezar. Terminé de pintar la pared izquierda, me dirigí a la pared lateral derecha, donde había un gran ventanal que cubría casi toda la pared, con lo cual se veía todo Londres. Eran unas vistas increíbles. No quería que el ventanal quedara tal y como lo había cambiado. Rebusqué entre mis papel un pequeño diseño que dibujaba en mis ratos libre para decorar algún sitio especial, y enseguida decidí que mi diseño debía estar en ese ventanal. No había nada especial en mi diseño, era mío, me gustaba y ya está. Al ser simple, solo tuve que agrandarlo y pintarlo en dos de las esquinas. Cuando terminé, fui a buscar la escalera. Quería dibujar mi nombre en el cabezal donde iría mi cama. Ese diseño con mi nombre, también lo había dibujado yo, pero lo dibujé a la edad de dieciséis, y ahora, teniendo veinte, aún me gustaba tanto como la primera vez. Quizá podría hacerle un par de retoques para que quedara mejor, pero eso ya se vería mientras lo dibujaba. El dibujo con mi nombre, era lo más costoso, tanto de tiempo como de trabajo, y sin duda, necesitaría ayuda. Llegué a mi habitación con la escalera, y la coloqué en la pared. Me subí a la escalera y comencé a dibujar, aún con un silencio bastante incómodo, pero ese silencio se agradecía, así no el dibujo me saldría mejor. Tampoco fue tan difícil como había pensado, pero aún me quedaba pintarlo, y darle los últimos retoques. Bajé de la escalera para ver mi dibujo de lejos, por si me había quedado doblado, fuera d lugar, o alguna letra no se leía bien. Niall se me acercó y me felicitó por el dibujo, según el, estaba muy bien y le gustaba, eso me dio confianza y lo ayudé a terminar de pintar la pared, ya que solo quedaba medio metro. Cuando fui a ayudarle me apartó.
+ ¿Tienes que pintar algún mueble?
Asentí.
+ Ve a buscarlo, tráelo y lo pintamos juntos. -Vuelvo a asentir le sonrío y voy a buscar el mueble-
Mi armario al ser grande, pesaba bastante, así que Niall al oírme rechistar y despotricar contra el armario salió a ayudarme, y aún empujando los dos tardamos un rato en entrar el armario. Dejamos el armario en el medio de la habitación y busqué la pintura especial para muebles, de secado rápido. Terminó de pintar la pared y nos pusimos a pintar el armario. Más que pintar lo barnizamos, y le hice algún que otro dibujo sencillo. Llega un momento, en el que la tensión ya ha pasado y nos ponemos ha hablar, tranquilamente. Estoy sentada en el suelo, pintando una pequeña flor en la esquina de la puerta, termino mi parte del armario y cojo la brocha, la mojo en el barniz y voy donde Niall aún esta deslizando su pincel. Me acerco a él con una sonrisa en la cara, y apoyo la brocha cuando me da un codazo.
+ Puedo yo solo -me dice con una sonrisa en la cara-
- Me río y vuelvo a apoyarla sobre el mueble para barnizarlo-
+ ¡Que he dicho que puedo yo solo! -Seguidamente se ríe y me mancha con el pincel-
Y así empezamos una pequeña guerra con los pinceles aún húmedos y con resto de pintura. Cuando creía que había tregua, me toca el brazo, me giró, me vuelve a pintar, y acto seguido me besa.



Lectores míos:3 espero que os haya gustado y siento mucho por haber tardado en subir, pero ya ha empezado el curso, y quiero empezarlo bien. Bueno, espero que comentéis que echo d menos los comentarios, los pocos que habían. Y me pregunto donde estará mi querida Lucía. Bueno, para los que la leáis, espero que hayáis empezado bien el curso, y que disfrutéis del capítulo, y si te gusta ya sabes, pídeme siguiente o déjame un comentario con tu opinión en el blog, twitter (@missmartina12 // @12_MissMartina) o tuenti.